Chéjov, lo absurdo y lo Hendler

Es increíble lo instaurada que está dentro de la pantalla la imagen de Hendler. Un personaje que responde a su propio Star system; tímido, expresivamente introspectivo y algo neurótico. Maravilloso es como llena ese vacío en la pantalla con su no-acción o su acción interrumpida, fallida, reprimida. Mejor aún es ver como devora los límites, volviéndose omnipresente. Gracias a Hendler ya no vamos a necesitar a Hendler. Trascendió al personaje, ahora es un fuera de campo o más aún, su propio género. Un género que le da identidad al nuevo cine Uruguayo.

Aún así, suena absurdo que un personaje tan Hendler no sea interpretado por él mismo. Casi tan absurdo como los cambios que sufre el protagonista de Norberto, apenas tarde cuando se ve hundido en la decadencia. Decadencia pasiva que es la generadora del conflicto, y como todo conflicto a lo Hendler, no se lo combate sino que se acentúa hasta llegar a la ridiculez.

Sepan disculpar la incapacidad de omitir “Hendler” del crítico quien cayó en eso ya 6, 7, 8 veces en 2 párrafos. Es muy difícil omitirlo se respira en cada plano. Incluso él mismo lucha con la dualidad, en el límite de lo autorreferencial  (la crisis de los 30 y pico) y el desligue del estereotipo (cameo sonoro donde casi no se lo reconoce, diciendo que está por comenzar el segundo acto).

Siendo perspicaces podemos suponer que la adaptación, reinterpretación o diálogo con Las Gaviotas de Chéjov fue la forma de resolver dicho conflicto de representación. Una obra dentro de otra obra donde los personajes, relacionados de una u otra forma con el mundo del teatro, discuten sobre la creación, la representación y sus propias vidas con las que llegan a mezclar los límites. Persona, actor y director se superponen. Al igual que el protagonista quien se identifica con su papel, adopta sus cualidades y asume su nuevo rol. Así como, desde ahora, Daniel adopta su papel de director.


 GJGS

 Trailer:


Nota Editorial

Actitud Refresco!

Una nueva mirada dentro del circuito comercial, y una diversidad de gustos sobre festivales y cineclubes. Cine Refresco ofrece un espacio para compartir con quienes estén interesados disfrutar del cine y la cultura en todas sus expresiones.

Quienes componemos Cine Refresco no respondemos a un criterio cinéfilo más allá de los gustos personales, nuestro compromiso es con el cine. La idea es abarcar las posibilidades que nos ofrece el cine en todas sus formas, que por suerte, siguen siendo muchas. Para lograrlo creamos distintas secciones entre las que se encuentran:

–         Estrenos Refrescos: Películas imperdibles que pasaron por la cartelera, quizás desapercibidas y te queremos recomendar.

–         Compromiso Dossier: Un espacio dedicado a directores o películas esenciales,  con la debida atención que se merecen.

–         Autores Refrescos: Nos damos el lujo de hablar de nuestros directores fetiches.

–         Atención al cliente: Una sección subdividida en la que encontraran, Alternativa refrescas!, donde cubriremos la agenda de cineblubes que presentan una propuesta interesante para el cinéfilo que se cansó de los multiespacios pochocleros. También ciclos de cine y festivales de Buenos Aires comenzando con BAFICI. Y si estás aburrido el fin de semana y no sabes que ver, contás con Recomendaciones de videoclú on line, para que tus gustos se reflejen en pantalla.

–         Crítico de críticos: ponemos la lupa sobre notas de revistas y escritores especializados, o no. Las comparaciones son odiosas, aquí serán divertidas.

Para finalizar, mejor dicho para comenzar, en la decimotercera edición del festival más recorrido del circuito porteño  nos encargaremos de las competencias del BAFICI, haciendo énfasis en las producciones nacionales y latinoamericanas. Esperamos que disfruten de la web al leerla tanto como nosotros al hacerla.

Esto recién empieza, nos proponemos ir más allá del cine, porque la cultura es lo que nos interesa, en todas sus formas y magnitudes.

Saludos, Cine Refresco